CERRADO POR VACACIONESLA SOLIDARIDAD
¿TIENE VACACIONES?

Hay asuntos que no cogen vacaciones: el hambre, las enfermedades, las crisis humanitarias y la falta de hogar no tienen vacaciones; la solidaridad ¿tiene vacaciones? La solidaridad es un deber moral de ciudadanxs, instituciones públicas y privadas. La idea de solidaridad no es nueva; siempre ha estado presente en la historia de la humanidad con el significado de apoyo y ayuda desinteresados a causas y a personas, especialmente en situaciones difíciles. En la actualidad deberíamos añadir la importancia del trabajo en equipo para intentar resolver situaciones problemáticas. 

La llegada del verano implicó que muchas asociaciones y dependencias del estado cerraran parcialmente sus puertas durante unas semanas trabajando con el menor número de personas posible y con falta de delegación de funciones. Esto ha supuesto un problema para usuarixs  que necesitan la ayuda de asociaciones e instituciones para cuestiones tan básicas como el alojamiento, la manutención y otras.

Ahora que llega el final del verano planteemos una reflexión ¿Cómo hacer para que el verano y las ansiadas vacaciones no interfieran en los derechos y las necesidades básicas de las personas.

Yannik
Yannik llegó en la segunda quincena de julio, vivió varios días en la calle, aguantando un calor achicharrante durante el día y acomodándose en un hierbín por la noche, agradecido por recibir algo de comida y artículos de higiene básica por parte de vecinxs y gente que pasaba habitualmente por el lugar. La evaluación de su caso también se demoró debido al periodo vacacional.
Keylor
Keylor llegó a Pamplona al inicio de los sanfermines de 2022, durmió en la calle durante todos los días de las fiestas, sin llamar demasiado la atención entre la multitud. Comió gracias al poco dinero del que disponía y a alguna ayuda económica puntual. Tocó varias puertas, sufrió demoras debido a que la persona que debía ocuparse de su caso se encontraba de vacaciones y nadie la sustituyó. Días después fue derivado a un alojamiento donde permanece actualmente y puede disfrutar de comidas diarias; además recibe algo de dinero para otras necesidades.
Anterior
Siguiente

Keylor, Yannik y los otros nombres  son ficticios de personas reales que han acudido a Fénix este verano a causa de la escasez de recursos humanos en los servicios sociales y en otras instituciones debido al periodo vacacional. Desde la asociación hemos trabajado en asesorarles para resolver su situación.